Alimentación infantil

     Decidir el tipo de alimentación del recién nacido no siempre es fácil. En principio lo aconsejable es la leche materna y por eso durante el embarazo se hace hincapié en la importancia de su elección pero a veces no es una elección, si no que la lactancia de fórmula se convierte en la única opción.

     Lo importante es que la hagas de forma correcta, aportando al bebé lo que necesita en cada etapa de su crecimiento y no sentirte culpable por no poder dar el pecho al bebé.

Lactancia natural: La alimentación óptima para los lactantes durante los primeros 6 meses de vida es la leche materna. A partir de los 6 meses podrá ir tomando alimentos complementarios pero sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años aproximadamente. 

     La leche materna tiene la mejor composición y por tanto, supone la alimentación perfecta para el recién nacido. A la hora de darle el pecho, se le deberá dar siempre que el bebé lo pida. Y el tiempo también lo marca el bebé hasta que se siente satisfecho. Conviene adoptar una posición cómoda tanto para la mamá como para el bebé y por supuesto en un ambiente tranquilo.

     La producción de leche se va adaptando a la demanda del bebé y aumentará si mama a menudo y vacía los pechos. Para mejorar la producción de leche conviene que vacie un pecho completamente antes de darle del otro.

    Después de la toma es importante que elimine el aire ingerido por lo que se le ayudará un poquito hasta que consiga echarlo.

Lactancia de fórmula: supone una alternativa para la alimentación del bebé cuando la lactancia materna no se puede llevar a cabo o es insuficiente. Existen distintas fórmulas adaptadas a los meses del bebé. En principio la de iniciación es hasta los 6 meses y a partir de ahí, las de continuación hasta los 18 meses. Sin embarago hay pediatras que recomiendan la fórmula de inicio hasta cumplido el año ya que su composición es muy recomendable en todo el desarrollo (el inconveniente es que su coste es un poco más elevado ya que hay que quitar el exceso de proteínas.)

Para bebés con problemas congénitos o metabólicos, también existen fórmulas especiales, por ejemplo preparados sin lactosa, de soja, hidrolizados de leche de vaca, hidrolizados de arroz, fórmulas con espesante, antiextreñimiento, preparados para prematuros..

     Hasta el año se deberá aportar mínimo 0,5L de leche al día tanto natural como artificial. Y a la hora de preparar los biberones cada tipo de leche te indicará la cantidad a diluir en agua y tener especial atención en las aguas ya que no todas son aptas para bebes, evitar las de alto contenido en sales.

Alimentos sólidos: A partir de los 6 meses se recomienda una incorporación de alimentos poco a poco para complementar la leche. Se introducirán de uno en uno durante un par de días para ver si lo tolera bien, comprobar que no le produce alergia o posible intolerancia a algún componente del mismo.

   Los cereales con gluten se darán entre los 4 y los 7 meses de edad, preferiblemente estando con la lactancia materna ya que esta mejora la tolerancia al mismo.

     Siempre procurar dieta equilibrada evitando el exceso de azúcar y sal.

    Por supuesto hay que respetar su apetito y NUNCA forzar a comer ya que los niños sanos son los que mejor adaptan su apetito a sus necesidades.


Escribir comentario

Comentarios: 0